El precio es lo que pagas, el valor es lo que obtienes.

La industria de la traducción es un sector altamente competitivo y cada vez más proveedores se centran en la cantidad por encima de la calidad. De hecho, si la mayoría de los clientes buscan los precios más bajos posibles y los plazos de entrega más cortos, su inversión en la traducción debe estar relacionada con la importancia que le da a su negocio. Averigua por qué.

 

Precio, plazo y solución de problemas

Es fin de semana, el cielo está azul, los pájaros cantan, y decides salir a dar un paseo. Pero a mitad de camino, se oye un ruido extraño en el capó. ¡Vaya! Hay que llevar el coche al taller. Mientras esperas la llamada para que lo arreglen, ¿cuáles son las tres preguntas principales que te haces? La mayoría de la gente responderá: «¿El problema tiene solución?» «¿Cuánto me costará?» y «¿Cuánto tiempo llevará?» .

Probablemente te preguntes qué tiene que ver eso con la traducción.

Bueno, muchas agencias de traducción son como tu taller. La mayoría de las prioridades de sus clientes son el precio, el plazo y la solución de su problema, que es: «Tengo este presupuesto y necesito tantas palabras en este idioma para tal y tal día».

Por eso los grandes proveedores de traducciones a menudo se esfuerzan por ofrecer los precios más bajos y los plazos de entrega más cortos a sus clientes. Para ello, utilizan la traducción automática para hacer el grueso del trabajo, y luego hacen que sus traductores revisen la traducción, con el objetivo de entregar el mayor volumen de palabras posible en un tiempo récord, al tiempo que generan márgenes considerables para su empresa.

El valor de su negocio = el valor de la traducción

Ahora imagina que estás conduciendo un Jaguar de un millón de euros. Has trabajado toda tu vida para conseguirlo y es tu posesión más preciada. Si se avería, inmediatamente te pones en contacto con tu mecánico de confianza, al que conoces desde hace años. Sabes que es un experto en el campo. Y cuando te comente el presupuesto, no te harás las mismas preguntas que las indicadas anteriormente. De hecho, tu prioridad será probablemente la calidad del trabajo proporcionado.

Piensa en tu empresa como en este Jaguar. Has pasado años construyendo una imagen y reputación, y has invertido mucho tiempo y dinero para diseñar y desarrollar tu mensaje de marca. Si decides empezar a vender en el extranjero y quieres transmitir tu mensaje con la mayor precisión posible, debes invertir en la traducción de los recursos tanto como has invertido en contenido y documentación.

En efecto, si no inviertes en la traducción de su contenido, dará la impresión de que das menos importancia a tus clientes extranjeros que a los del mercado local, lo que podría tener consecuencias extremadamente negativas para tus negocios en el extranjero.

¿Cuál es la moraleja de la historia? Si tu marca, valores, ideas y clientes internacionales son importantes para tí, habla con un experto y prima la calidad de la traducción por encima del precio y el plazo.

Con más de 10 años de experiencia en el sector, nuestra agencia de traducción Milega te apoyará en tu proyecto de internacionalización.

2020-04-01T12:36:26+02:004 julio 2019|Nuestros consejos|