El portugués es el idioma oficial en diez países del mundo entero. Brasil es el país con más hablantes de dicho idioma. En Europa, Portugal es el único país cuyo idioma oficial es el portugués. ¿Es el portugués que se habla en Brasil igual que el que se habla en Portugal? Te explicamos por qué es fundamental adaptar tus traducciones a tu mercado objetivo.

Portugués de Brasil y portugués de Portugal: ¿el mismo idioma?

Un idioma, muchas diferencias

El portugués es un idioma muy variado. Aunque la reforma de la lengua portuguesa de 2009 redujo las desemejanzas entre portugués de Brasil y portugués de Portugal, siguen existiendo diferencias fonéticas, léxicas y sintácticas. Esas disparidades a veces pueden hacer difícil la comunicación entre los dos países.

Y no es sorprendente, ya que las dos variantes siempre han evolucionado independientemente… y siguen evolucionando. El portugués de Brasil, debido a la influencia de diferencias culturas a lo largo de los siglos, ha cambiado y se ha adaptado, a veces adoptando palabras de origen extranjero. Por eso existen diferencias ortográficas y de vocabulario: algunas palabras no se escriben de la misma manera, otras son completamente distintas de un país al otro.

En cuanto a los hábitos de lenguaje, los brasileños siempre usan el «você» para dirigirse a alguien, que sea en una situación formal o informal, mientras que los portugueses distinguen el tuteo de las formas de cortesía, tal como pasa con el español de España.

Portugués de Brasil y portugués de Portugal

 

Adapta tu manera de comunicarte

Sea cual sea la variedad de portugués que elijas, tus lectores de habla portuguesa podrán entender tus contenidos en su globalidad independientemente de su país de origen. Pero si quieres obtener un buen retorno sobre la inversión, ve más allá.

Todas las empresas que quieren internacionalizarse deben tomar en cuenta esas disparidades. De hecho, para vender internacionalmente, tienes que ganarte la confianza de tus clientes objetivo. Para ello, dirígete a ellos en su lengua materna teniendo en cuenta las especificidades de su región.

No te dirijas a un portugués como te dirigirías a un brasileño. Analiza en profundidad las costumbres de cada cultura, porque es fundamental que localices tus contenidos en función de ellas. Esa regla también se aplica dentro de un mismo país: aunque las similitudes sean estrechas, los brasileños del norte pueden no percibir las cosas de la misma manera que los del sur. ¡Piénsalo!

 

Pídenos un presupuesto