¿Por qué la traducción automática online puede penalizar tu SEO?

Para traducir tu sitio web, hay muchas herramientas gratuitas disponibles online. Sin embargo, estas herramientas pueden tener consecuencias negativas en tu posicionamiento y tu imagen de marca.

 

Cuando se crea un sitio web, el contenido es tan importante como el diseño. No sólo permite guiar a los usuarios o proporcionales información importante, sino también posicionar las diferentes páginas en los motores de búsqueda con palabras clave específicas.

Para desarrollar una actividad internacional con un site multilingüe, es esencial traducir este contenido. Dado que se trata de un trabajo largo y costoso, muchas empresas optan por utilizar la traducción automática en lugar de buscar una agencia especializada. Sin embargo, la traducción que ofrecen herramientas como Google Translate puede contener algunos errores. Además, el texto es analizado por Google para determinar el ranking de tu sitio web en sus resultados de búsqueda, por lo que una mala traducción puede tener consecuencias negativas.

Analizaremos juntos las repercusiones de una traducción automática de un sitio web, tanto en términos de posicionamiento como de imagen de marca.

¿Qué es la traducción automática?

La traducción automática es la acción de dejar que una herramienta, principalmente online, traduzca textos o páginas web sin intervención humana. Si bien al principio la traducción se hacía palabra por palabra, en pocos años ha habido grandes mejoras en la traducción automática.  Muchas personas utilizan herramientas como Google Translate o DeepL para leer textos en un idioma extranjero o cuando visitan un nuevo país.

A pesar de los avances en la tecnología, la precisión de la traducción humana sigue siendo insuperable porque las herramientas todavía tienen dificultades para «comprender» el significado de una frase y dependen únicamente de las palabras. También son incapaces de entender los neologismos y matices particulares del habla.

Los inconvenientes de la traducción gratuita online  

Las herramientas de traducción automática permiten traducir tu sitio web a muchos idiomas. Sin embargo, a pesar del uso del «deep learning» para mejorar la calidad de los resultados de la traducción automática, algunos términos traducidos siguen siendo inexactos, especialmente la transcripción de expresiones locales. La razón principal es que el traductor automático no es (todavía) capaz de contextualizar.

Tomemos como ejemplo la descripción de un producto: el texto lo escribe un escritor especializado y además está adaptado a un destinatario específico, con un vocabulario y un tono concretos. La traducción de este texto requiere comprender al público objetivo para adaptar el mensaje original.

La profesión de traductor existe desde hace muchos años y su origen se remonta al 2000 a.C. El papel de los traductores va mucho más allá de las palabras, ya que su dominio de los diferentes idiomas implica a menudo sentirse fuertemente atraído por la cultura. Este conocimiento les permite encontrar las formulaciones adecuadas, poner las frases en su contexto y utilizar las expresiones del idioma de destino. Además, el traductor puede trabajar en el estilo de un texto, eligiendo las palabras adecuadas para que la traducción sea tan efectiva como el texto original, especialmente cuando se utilizan juegos de palabras o dobles significados, algo que una herramienta de traducción automática no puede hacer.

Por lo tanto, con la traducción automática, tendrás un sitio traducido sin grandes errores gramaticales pero potencialmente desprovisto de toda sutileza y en ocasiones carente de su riqueza original.

El SEO con traducción automática

La herramienta más popular para la traducción automática es Google Translate. Sin embargo, incluso usando sus propias herramientas, a la empresa Mountain View no le gustan los sitios web con contenido traducido automáticamente. El objetivo de su motor de búsqueda es proporcionar resultados de calidad a sus usuarios y Google sabe que el contenido traducido automáticamente es menos relevante que los datos generados por el ser humano. Google considera que el texto traducido automáticamente es un contenido poco atractivo y, por lo tanto, puede sancionarlo, siendo la principal consecuencia una caída en la clasificación de la página en los resultados de búsqueda.

Si un usuario de habla inglesa visita una versión en inglés de tu sitio traducido automáticamente, es probable que se encuentre con un contenido que ofrece una lectura deficiente, tanto en lo que respecta a la estructura de las oraciones como en el uso de expresiones típicas del inglés. Google quiere proporcionar los mejores resultados posibles y por lo tanto la mejor experiencia de usuario de cada sitio correctamente posicionado en su SERP. Para lograrlo, el gigante americano no dudará en eliminar de su índice los sitios que no cumplan con sus criterios de calidad: «En general, cuando creemos que una página sólo contiene contenido generado automáticamente, podemos eliminarla de nuestro índice. Si encontramos que la mayoría de un sitio contiene contenido autogenerado, también podemos optar por eliminar todo el sitio del índice. »

Otro parámetro a tener en cuenta cuando se habla de traducción y SEO es el uso de palabras clave. Cuando traduzcas tu sitio, has de saber qué mercado te diriges para optimizar el contenido. Así que no sólo hay que realizar una traducción correcta, sino también adoptar los códigos y palabras clave de la localización objetivo. Por ejemplo, en España se utiliza la palabra «coche» pero en América Latina «coche» también significa «cochecito para bebé». La elección de la palabra clave es, por lo tanto, esencial si trabajas en el campo de la automoción y quieres desarrollarte en ciertos países de América Latina. Un traductor automático no puede darle este matiz.

Traducción automática e imagen de marca

Aunque las herramientas de traducción automática pueden traducir tu sitio web a muchos idiomas, a veces pueden cometer errores en la estructura de las oraciones, la ortografía o el reconocimiento de nombres propios.   Estos errores pueden dañar tu imagen de marca: si los visitantes de tu sitio web tienen dificultades para leer el contenido del mismo, pueden dudar de la seriedad de tu negocio y puedes perder clientes potenciales.

Por último, es importante saber que cuando se utiliza una solución de traducción automática gratuita online, el contenido se comparte con estas herramientas y, por lo tanto, se aceptan sus términos y condiciones de uso. Lo que implica que los derechos de propiedad de tu contenido ya no son exclusivamente tuyos.

Como habrás comprendido, después de haber trabajado duro para crear tu sitio, posicionarlo en los motores de búsqueda y generar tráfico, el uso de la traducción automática no está exento de riesgos. Esto último puede debilitar tu posicionamiento pero también dañar tu imagen de marca y la credibilidad de tus servicios. No olvides que la calidad del contenido a menudo refleja la calidad de tus productos en la mente de los clientes potenciales. Por lo tanto, es más que aconsejable utilizar traductores humanos, lingüistas o una agencia especializada que pueda asegurar una traducción adaptada a un diseño web al tiempo que se encarga de la optimización SEO de los textos.

 

2020-06-10T11:45:01+02:005 junio 2020|Nuestros consejos|